lunes, 22 de febrero de 2010

MUERTO DE MIEDO

Tocaba tu mano mientras llorabas por mi culpa, te pedí perdón por ser como soy y no lo que tu hubieses querido, pero esa era mi naturaleza y es así como me habías conocido. Te dije que no era sencillo y te lanzaste conmigo sin remordimientos, hice mi mejor intento con la única condición de que no me dejes de querer.

Te dije que no te vayas porque le tenía miedo a la soledad, a ese silencio maldito que agobia la mente y los sentidos cuando sabes que nadie vendrá. Luego tú secaste mis lágrimas y prometiste nunca irte, que te quedarías conmigo para siempre, porque nuestro amor era distinto a todos los demás. Pero te marchaste apenas pudiste, dejando un vacio que ya no se llenará.

2 comentarios:

Teperepe dijo...

"porque nuestro amor era distinto a todos los demás. Pero te marchaste apenas pudiste, dejando un vacio que ya no se llenará.

¿Dónde leí esto?


Uffffffffffffffffffff

Trovadicto dijo...

quizás en alguna de tus vidas anteriores. El amor va y viene querida Tere