miércoles, 20 de julio de 2011

RECUERDOS

Entre tantas hojas escritas, entre canciones perdidas, entre minutos echados a la basura y un silencio sin remedio, encontré tus palabras guardadas asomándose detrás de los discos de Oceransky. Como olvidarte princesa, si tu fuiste quien comenzó mi vida, quien le puso las tildes y las mayúsculas a este pedazo de existencia que son mis días.

En momentos como este es cuando me haces bien, cuando todos se han ido y en tu espejo puedo ver a un ser humanizado, que alguna vez amó y lo amaron. Ya no tengo alas para ir a buscarte, y si lo hiciera, no existen mapas que puedan hallarte, mi vuelo no llega a donde habitan los muertos. Ya no estas, firmaste tu epitafio, borraste tus cenizas... y te mudaste a mis recuerdos.

2 comentarios:

Teperepe dijo...

Menos mal que los recuerdos permanecen...¿qué sería de las vidas sin ellos?


Un abrazo René

Trovadicto dijo...

Seria un abismo irremediable. Un abrazo Teresita.