jueves, 3 de septiembre de 2009

ELLA Y EL

Ella lo soñó una noche de verano, cuando la brisa cálida de los recuerdos se hacía añicos bajo el manto de los años.
Él se asomaba a las orillas para buscar musas, razones de madrugadas y el sonido de las copas después de las doce.
Ella era feliz a su sencilla manera, entre sonrisas de mediodía, gritos de niños a su alrededor, caminos cortos hacia su casa.
El recuerda que alguna vez lo fue, la felicidad se asomo a dos calles se la suya y solía sonreír entre cuentos fantasiosos que hablaban de un siempre y un jamás.
Ella aun no aprende a conjugar los verbos, confunde el presente con el futuro de una manera tan tierna, que es muy difícil corregir su lenguaje angelical.
El siempre habla en el verbo presente, escribe sobre el pasado, mientras intenta explicar sus temores del futuro, pero es tan difícil de entender, que nadie lo sabe corregir.
Ella duerme y sigue soñándolo, inventa mundos paralelos donde viajan juntos sobre nubes en forma de unicornios y despierta con una sonrisa entre los labios.
El reposa viendo las estrellas, caminando sobre las orillas del mar, atrapando musas, buscando razones para una madrugada., mirando las olas en aquel mismo lugar… donde ella lo está soñando esta noche.

3 comentarios:

Almiux dijo...

es muy lindo soñar, mas cuando vemos que estos sueños cada vez mas se acercan a la realidad... muy lindo.

te quiero mucho

morgana dijo...

muito bom, continue assim

Teperepe dijo...

El soñar es privilegio de los seres humanos, de poder construirnos a medida, vidas y más vidas, para luego revivir la propia. Me gusta soñar también, desde este mundo sencillo que es todo mío.


Un abrazo
Tere