miércoles, 12 de enero de 2011

PERMISO PARA VIVIR



Llegue después de muchas lunas, aprendiendo nuevas palabras y desechando amores que se convirtieron en dolores con los años, me puse muchos trajes a lo largo del tiempo; fue bandido risueño, ladrón de amores, amante compulsivo, corazón roto, animal nocturno. El amor llegaba en trozos pequeños, de diferentes lugares hacia todas partes y yo parecía un niño atrapando burbujas en el aire, esperando que una de esas burbujas se queden para siempre conmigo. Entendí que nada es para siempre, ni siquiera el amor.

Me eche en el campo a dibujar figuras uniendo las estrellas del cielo, camine bajo la lluvia riendo como un desquiciado hasta terminar de mojarme, observe el mar por las tarde hasta que el sol se esconda debajo de las olas, le puse adjetivos a la luna hasta llenar mis cuadernos desde aquel viejo balcón, vi el amanecer desde muchas ventanas, desde muchas habitaciones, desde muchas camas y encima de muchos cuerpos. Anduve por lugares oscuros en busca de silencios que abrigaron mis miedos, escribí nombres en la arena y vi como la marea borraba esos nombres, probé muchos labios y de algunos hasta se me quedo el sabor.

No fue nada sencillo llegar aquí, tuve que aprender de los mejores; leí a Vargas Llosa, García Márquez, Pablo Neruda, pude ver cantar a Sabina, Serrat, Silvio y Pablo, hasta entender sus estrofas, vi las pinturas de Botero, Szyszlo, Guayasamin para conocer nuevos mundos paralelos. Estudie historia con Hitler, Musolini, Franco, Ghandi, Luther King, la Madre Teresa y entendí que el odio no puede mas que el amor, que nuestro sentido de supervivencia es mayor que la autodestrucción y que aun podremos ver nuevas generaciones llegar.

Llegue aquí después de muchas lunas, con algunos daños permanentes y otros no tan graves, gane, perdí, odie, ame, llore... aprendí. Y ahora que tengo una década mas, con mas ganas que dignidad, siento que ya no hay monstruos que vencer, no hay princesas que desean ser salvadas ni dragones que vigilan castillos encantados. Tengo la ventana abierta, listo para observar nuevos amaneceres, preparado para salir a la calle con la frente en alto y enfrentar la vida, amar la vida... vivir la vida.

3 comentarios:

Sam Mezylv dijo...

Ha sido largo el camino y pedregoso. Pero acá estamos. Volviendo a empezar mejorados, renovados.

Bezozzz

Teperepe dijo...

Feliz cumpleaños...viejo amigo.

Ave

pitusa38 dijo...

No puedo parar de leer, cada entrada que leo me gusta más.
Besos