lunes, 10 de agosto de 2009

INSTANTES ETERNOS

Un día te llegue a querer tanto que solo pensar en ti hacia que mi sangre hirviera, mis manos temblaran al tocarte, mis piernas solían aligerarse cuando caminaban junto a ti.
Eres la prueba mas exacta de que el amor existe, aunque solo sea en pequeños trozos amorfos e indescifrables, aunque solo sea por instantes eternos.

2 comentarios:

Teperepe dijo...

Sin duda que el amor existe y somos unos privilegiados por haberlo sentido aunque sea una vez en la vida. Ese amor tuyo que ya se va conviertiendo (¡por fin!) en un recuerdo, es también una prueba fehaciente de que la eternidad existe...a medias. Jejeje

Saludos y un abrazo
Tere

Trovadicto dijo...

los recuerdos tambien nos visitan de vez en cuando para decirnos que a veces el olvido hace su nido entre sus alas.
Un beso para ti tambien Teresita.