miércoles, 29 de junio de 2011

ELLA

Ella extendió sus alas una noche, se quiso libre y despego sin preguntar a nadie, con tan solo sus sueños de equipaje. Yo no quise retenerla, me bastaba un "te quiero" para que se quedara en mi nido, no pudo ser. Preferí verla volar tan alto que sus pesadillas no la alcancen, que el dolor no le arrebate lo que le dio el amor. El destino es una vieja voluble que no para de cambiar de opinión. Ahora que me dejaste, yo te sigo a todas partes, te escribo en silencio, pidiendo perdón.

Ella volaba muy alto, sin mirar a los costados, nadie podría cazarla, no hay bala que pudiera descenderla de la vida que tomó. Pero una noche regreso de golpe, con los ojos destruidos, llorando en desconsuelo porque una de sus alas se rompió. Yo me quede a su lado, sin saber curar heridas, sin poder hacer preguntas, la mire desde muy lejos, le dije que la quiero, y sin motivo alguno, le volví a pedir perdón.

Ella duerme ahora, entre besos de madrugada y rosas bajo su piel que la ayudan a escribir. Yo la miro mientras sueña, y sonrío un poco mientras pienso.... espero que mañana sea feliz.

3 comentarios:

Diamante de sangre dijo...

Amigo, es lo más bello que jamás haya podido escribirse desde una ventana a ese oájaro que se posó en ella y sabes que abrirá sus alas, pero así es, entre ese vuelo y mañana abrá mil pajaritos nuevos, pero aquel mismo volverá a querer respirar, mirar desde tu poyete el mar, beber y comer de tu mano si tu abres para acercarte mas... esté o no herido, algún día será y le encanta tu sonrisa...tu piel...tus manos..tu amistad

Diamante de sangre dijo...

Amigo, es lo más bello que jamás haya podido escribirse desde una ventana a ese oájaro que se posó en ella y sabes que abrirá sus alas, pero así es, entre ese vuelo y mañana abrá mil pajaritos nuevos, pero aquel mismo volverá a querer respirar, mirar desde tu poyete el mar, beber y comer de tu mano si tu abres para acercarte mas... esté o no herido, algún día será y le encanta tu sonrisa...tu piel...tus manos..tu amistad

Trovadicto dijo...

Todo sea por robarle una sonrisa. Por hacerla saber que no estara sola, que nunca estara sola. Mis palabras la acompañan a donde quiera que vuele, y mi amistad ya la tiene. Un beso Diamante... sigue sin caerme bien ese nombre, pero ni modo jaja