sábado, 23 de abril de 2011

MIEDO A LOS AVIONES



Me preguntaste alguna vez si te quise de verdad y yo no supe responder, al principio no sabía explicar la cantidad de sensaciones que experimentaba cuando reposaba entre tus piernas, las veces que tu sonrisa me abría la ventana del mundo y podía respirar tranquilo.

No soy bueno con las interrogantes a quemarropa, no soy bueno explicando sentimientos, se me hace más sencillo hablar sobre mis miedos, como mi temor a las alturas desde que era pequeño, siempre evitando subir escaleras, asomarme a los balcones de las casas de mis amigos, me aterraban los ascensores, los edificios con ventana a la calle, también llegue a tenerle miedo al mar, solo podía acercarme a la orilla, escribir nombres en la arena y salir huyendo cuando subía la marea, le tengo pánico a las multitudes y me aturde el ruido desmesurado, te avergonzarías de mi si me vieras en los supermercados. No soy un tipo normal, lo he dicho miles de veces, he tenido más defectos que virtudes pero los disimulaba muy bien.

El amor es más que un estado de ánimo, es más que una estación en este viaje imaginario, el amor es lo que queda de nosotros cuando ya no estamos. Al final del tiempo, somos lo que amamos.

Me preguntas si alguna vez te quise de verdad, y yo me lo he preguntado tanto que empecé a buscar las respuestas en mi pasado. Mírame ahora, no lo podrías creer, subiéndome a este avión, bebiéndome un whisky mientras me doy cuenta desde la ventana que vuelo sobre el océano, luego de esquivar tanta gente en los aeropuertos. He vencido mis fobias con la idea de buscarte y responderte esa interrogante que me ha fustigado todo este tiempo. Me preguntas si alguna vez te quise, que te puedo decir, fuiste mi terapia más efectiva, mi universidad de la vida, mí doctorado en el amor... mi premio nobel en locura.

4 comentarios:

Bárbara dijo...

Increíble, ¡me has dejado sin palabras! esta es una de esas veces en las que después de leer un buen texto,no se te ocurre nada qué decir. Me ha encantado ese desenlace tan florido y al mismo tiempo tan sencillo, rotundo, maravilloso...

Gracias por querer compartir todos esos sentimientos con los que te seguimos.

Un abrazo.

pitusa38 dijo...

Otra de tus entradas sublimes, tus sentimientos a flor de piel, tu descripción de ti mismo, tu espejo, tu verdad, tal vez la mentira que tu mismo quieres ver... no eres tan raro al final, tan solo uno más querido amigo.
Incluso si te digo un defecto tuyo sería que te juzgas demasiado fuerte a veces, insisto no eres diferente, si tal vez pero para mejor, no ser como los demás es un privilegio casi siempre, o no lo sabes?
No solo hablo de esta entrada, este comentario es resumen a muchas de ellas, jiji, hoy hablas de miedo, quien no lo ha tenido tantas veces? lograr superarse es lo importante...
Yo me siento superar en cada día, tú seguro que también lo haces.
Un beso amigo, me gusta entrar a leerte.

Anónimo dijo...

Woow de verdad me encanta como escribes, que bárbaro. No me gusta leer pero leerte a vos es diferente, es una excepción.
Si sos raro como describís, pereferiria que todos fueran raros =)
Adelante ahh, y si la respuesta es Sí te felicito.
Erika Lovo

Trovadicto dijo...

Gracias.
Queria compartir un pedazito de pasado. Que bueno que les guste.
Un abrazo a todas y muchas gracias por pasar.