sábado, 6 de marzo de 2010

DESORBITADO

Me gustaría desaparecer por unos días, dejar de escribirte mensajes, dejar de nombrarte en mis charlas, guardarte en un cajón secreto junto a mis defectos más villanos. Me gustaría que no sepas de mi por un tiempo para que sospeches que te estoy olvidando, que mi vida ha encontrado mejores rumbos, que ya no figuras en mi lista principal. Pero he llegado a la triste conclusión de que si no te nombro mi vida es más vacía, que si no te escribo, cada cosa que diga carecerá de sentido.

En eso te has convertido ahora, en una sucesión de intentos fallidos, en una historia sin personajes principales, en una fabula sin moralejas. Cuando llegaras para tomar mis planetas… y regresarlas a su órbita.

4 comentarios:

Lovely dijo...

No es anormal que nuestro
mundo gire entorno a una
sola cosa o persona, somos asi
cuando sentimos de verdad,
todo lo entregamos; las palabras
pueden seguir y los recuerdos
son inmortales cuando de amor
se trata =) hermoso escrito,
como siempre, paso y te dejo
saludos, te mando un beso =D

Teperepe dijo...

Alguna vez "alguien" me dijo que para hartarse de "algo" había que repetirlo un millón de veces. Eso pasa cuando el corazón siente nostalgia, hay que hablar hasta el cansancio de lo mismo...el tiempo y el repetir el nombre, hace que lo que lastima se minimice. De todas maneras sé que te duele y lo lamento.

Un abrazo amigo René

Tere

kalima dijo...

Estoy con Tere, cuando el corazón siente nostalgia duele... y mucho.
No es fácil olvidar lo que se ama de verdad, costará, pero algun día te llegará tu recompensa. Seguro llegará.
Un beso

Trovadicto dijo...

El tiempo decidira que sucede.
Gracias por sus comentarios y acompañarme en esta esquina.
Abrazos