viernes, 12 de noviembre de 2010

HOMBRE DE HOJALATA

Debo confesar que no has ganado ningún premio nobel, que nunca leíste a Jorge Luis Borges ni sabes cómo se propaga la luz en ángulo inverso, tu remoto conocimiento de las ciencias no desconcierta a nadie. Debo reconocer que tu silueta no es perfecta, que el espejo no te confunde con Demi More ni las luces se encienden cuando llegas, podrías pasar desapercibida en un salón repleto. Tampoco te gusta ver el futbol y te aburres con los programas políticos, eres un antihéroe en femenino.

Pero lejos de todo eso, podría decir que para ti yo si soy lo mejor del mundo, soy tu Batman sin antifaz, tu chapulín colorado sin antenitas, o en el peor de los casos, tu villano favorito, tu Lex Luthor con cabello. Y es que tú eres el volcán que me hizo erupcionar, la que me hizo descubrir aquella palabra que solo podía leer en los libros de Neruda. Por eso te quiero tanto, porque fuiste mi ángel de la guarda, la prueba palpable y única testigo de que tengo corazón… de que no estoy hecho de hojalata.

2 comentarios:

Trovator dijo...

Yo era un hombre de hojalata, que anhelaba un corazón, sin saber que lo tenía, hasta que ella lo rompió... buenas palabras de Lazcano.

Buenas letras compañero, lindo espacio.

Un abrazo!

Trovadicto dijo...

Claro que si, muy buena letra. Aunque yo se la escuche al gran Raul Ornelas, aquella noche que me lo presentaron en el Parque Naucalli.
Saludos mi querido amigo y gracias por entrar a mi humilde esquina.
otro abrazo para ti.